Un extraño suceso ocurrió en Arizona, al que las autoridades policiales tuvieron que movilizarse para atender la llamada de auxilio de un hombre que solicitó su ayuda para poder liberar su pene, el cual se había quedado atorado al interior de un pequeño gato, con el cual se le ocurrió tener sexo.

De acuerdo a la información revelada por AZ Central, este hombre llamó desesperado a la policía, dándoles detalles de lo ocurrido. De hecho, quien atendió la llamada telefónica aseguró que escuchó a esta persona insultar al gato, mientras que el animal maullaba desesperado y con fuerza.

Cuando la policía llegó a casa de esta persona, ya había podido retirar su miembro del gato, al cual sostenía envuelto en una toalla cerca de sus genitales.

Te puede interesar: Sospechosa de asesinato queda en libertad por estar embarazada

De inmediato, las autoridades arrestaron al hombre, quien se defendió argumentando que lo único que quiso hacer es sacar al felino de la ducha; sin embargo, las pruebas que se realizaron indicaron que el gato había sufrido abuso y presentaba lesiones en sus genitales.

Este caso no es el único que se ha conocido respecto a sexo con animales. En el año 2013 un sujeto nacionalidad estadounidense se disfrazo de perro para tener relaciones sexuales con un gato.

El hombre fue condenado a 30 años en prisión por delitos contra la naturaleza y crueldad animal.

También puedes ver: Jueza prohíbe a joven a tomar su refresco favorito durante 4 años

Ryan Havens Tannenholz, de 28 años de edad, es residente de Idaho, enfrentó cinco delitos graves, cada uno de ellos le costaría cinco años en la cárcel, mientras que otros seis meses por crueldad animal, además de una multa por 250 mil dólares.

Se supo que Ryan se disfrazaba de varios animales, como el perro Bubblegum Husky, el zorro Kismet Fox y otro perro color morado; para luego sostener relaciones sexuales con el felino.