Las autoridades migratorias mexicanas planean emitir visas por razones humanitarias “de manera limitada” a partir del lunes a algunos de los cerca de 2.500 inmigrantes centroamericanos y caribeños reunidos en el estado sureño de Chiapas.

Se realizará este procedimiento de manera limitada a las personas cuya situación amerite recibir la Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH). Tendrán prioridad mujeres, niñas y niños, así como personas mayores de 65 años, informó el Instituto Nacional de Migración (INM) el domingo a través de un comunicado.
El INM anunció además que además brindará “transporte terrestre para retornar a su respectivo país de origen” a ciudadanos de Guatemala, El Salvador y Honduras, y transporte aéreo para todos los cubanos, haitianos y nicaragüenses que deseen volver a su país.

El comunicado fue emitido al tiempo que el presidente estadounidense Donald Trump amenaza con cerrar los cruces fronterizos con México a menos que las autoridades mexicanas impidan que miles de migrantes centroamericanos lleguen a la frontera, donde el grupo trataría de cruzar furtivamente o solicitar asilo a Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses aseguran que el sistema de inmigración del país ha sido rebasado, mientras que Kirstjen Nielsen, secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, indicó la semana pasada que la agencia a su cargo detuvo en febrero a más de 75.000 migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, la mayor cifra en los últimos 12 años.

No obstante, la ley estadounidense no obliga a quien pide asilo a presentarse personalmente en un puerto de cruce fronterizo oficial, y muchas personas solicitan asilo una vez que se encuentran en Estados Unidos.

Debido al atraso de más de 700.000 casos de inmigración, los solicitantes de asilo deben esperar años antes de recibir respuesta, y a menudo son puestos en libertad para que vivan en Estados Unidos mientras se emite el fallo.